BRASIL, UN GRAN MERCADO PARA LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS

03/02/2016 - By admin

Por ser PONT EMPRESARIAL una consultoria especializada en acompañar empresas para su introducción al mercado brasileño, iniciamos aquí una serie de artículos sobre el mayor mercado sudamericano. Nuestra intención es la de ofrecer una visión global  de un país complejo y repleto de detalles, pero muy interesante.

Tenemos la intención de daros a conocer cuestiones relevantes, para poder dar los primeros pasos en un mercado repleto de sorpresas, que en un principio nos pueden desconcertar, pero que al final pueden ofrecer grandes resultados.
 
Brasil es una de las economías más proteccionistas del mundo, y ha establecido una serie de barreras legales, administrativas y arancelarias para proteger la industria local de las importaciones. Eso ha hecho del país una isla comercial, con sus atractivos y obstáculos, propios de un espacio en buena parte, aún desconocido. 
 
Lo primero que debemos tener en cuenta es que, a diferencia de la mayoría de países, aranceles, tasas y tributos se van sumando y acumulando, incrementando la base de cálculo del siguiente tramo impositivo. Este sistema provoca un incremento muy significativo del coste del producto para el cliente brasileño.  
 
Es muy importante conocer y entender cómo funciona el sistema arancelario de Brasil y cómo afecta a los productos que se exportan a Brasil. Es habitual cometer el error de pensar que ofreciendo un buen descuento al importador (cliente final, importador, distribuidor, mayorista, etc.,…) ya estamos haciendo un buen negocio.
 
Frecuentemente se tiene la percepción que, realizar un estudio de costes de importación en Brasil es muy costoso, pero la experiencia nos ha demostrado que es un paso muy importante, y me atrevería a decir que imprescindible, ya que nos facilitará un volumen de información de gran valor para poder negociar un acuerdo “win-win” con nuestro cliente brasileño.
La información obtenida nos permitirá tomar decisiones estratégicas antes de viajar a Brasil, incluso la más importante: dar continuidad al proyecto o desestimarlo.
 
En este punto, vale la pena destacar que, intentar reducir los costes de nacionalización, introduciendo el producto desde otro país del MERCOSUR (Chile, Paraguay, Uruguay o Argentina), no es posible. La aduana brasileña solicita certificados de origen del producto que determinaran los aranceles, tasas y tributos que se imputaran a la importación.
 
También es importante comentar que, en varios casos, hemos visto que el proteccionismo brasileño, que encarece un producto de forma importante, ha generado nichos de mercado altamente rentables para las empresas venidas de fuera. 
Brasil es un mercado muy atractivo y, a pesar que las últimas noticias indican un enfriamiento de su economía, continúa siendo uno de los principales mercados mundiales. Su complejidad no debe asustarnos, simplemente debemos enfocar el proyecto de forma particular y tomar algunas precauciones adicionales.
 
En las próximas entradas daremos continuidad a esta introducción para aportar más luz al complejo sistema proteccionista brasileño.
 
Febrero/2016
Marcel López